Capitulo 26. “Raise”

La ciudad principal de los saiyajines, estaba protegida por una gran cúpula traslucida que evitaba que la luz de la luna cubriera esa parte del país, ya que era una gran urbe que albergaba alrededor de un millón de habitantes. Como se sabrá, una vez que un saiyajin ve la luna llena, es inevitable que este se convierta en un simio gigante u Ozaru, como se les conoce entre ellos. Como no todos los saiyajines se dominan en ese estado salvaje, como medida de prevención y para evitar una matanza entre ellos, se construyó la mencionada cúpula, que también servía como una especie de “pantalla” por medio de la cual, el rey se comunicaba directamente con sus vasallos. Pero eso no era todo, esa misma cúpula había sido construida con aleaciones metálicas que la hacían imposible penetrar. Si algo tenía que agradecer los saiyajines a los blurnianos era el conocimiento que habían adquirido.

 

La gran mayoría de los saiyajines, eran o estaban involucrados en la milicia. Una pequeña parte de la población se dedicaban al ramo tecnológico, otros más lo hacían desde el lado de la supervisión de los pequeños saiyajines y otros a la construcción y mantenimiento de fortalezas y viviendas para la gente, etc. Pero ninguno de ellos, se acobardaría al momento de escuchar el grito de guerra (si esto conviene a sus intereses), y un supervisor o constructor, a pesar de no ser un soldado, tenía suficiente fuerza para ser un soldado raso. Era entonces la cuidad saiyajin una verdadera fortaleza

 

Era ya la tarde cuando la cúpula de la gran ciudad se oscureció parcialmente.

— Otro mensaje del rey—  Dijo un saiyajin a su compañero.

 

— ¿Ese no es Alliance? — El mensaje del rey era uno, el de mostrar las imágenes en donde el supuesto Alliance estaba masacrando a los soldados del rey, aunque la verdad fue que era una de las técnicas del extinto Parrasio, pero ellos no lo sabían y de esto tomo ventaja Ruiar para poner al rey en contra de Alliance.

 

Toda la multitud se enardeció al ver los asesinatos en contra de la elite del rey. Esta escena se repitió varias veces hasta que fue reemplazada por lo que había sucedido hacia una media hora: Alliance saliendo de la nave de los blurnianos.

Cuando los saiyajines vieron esto, se encolerizaron más, puesto que ya veían a los blurnianos como la escoria. Era toda un muchedumbre, la noticia se rego como pólvora por toda la ciudad y en cuestión de varios minutos, todos los habitantes se habían enterado de los hechos de Alliance.

 

Que ironía, apenas hacia unos días, todos los saiyajines tenían por héroe a Alliance, pero ahora, gracias a las artimañas de Ruiar, era el enemigo número uno; no dudarían en darle muerte. Todo iba saliendo conforme a los planes de Ruiar, ahora solo faltaba dar un empujoncito a la situación, mandó a reunirse a todo aquel que deseara castigar a Alliance. Y en cuestión de media hora ya tenía a cerca de cien mil soldados más ochenta mil “civiles” que estaban armados para recibir a Alliance. Aún y cuando Ruiar no contara con la mayoría de los ciudadanos, el tenía bajo su poder más de cuatrocientos mil soldados. Y ahora solo era cuestión de esperar.

 

— ¡Señor Ruiar, un objeto se acerca a mucha velocidad!

— Debe ser Alliance.

 

Efectivamente, las sospechas de Ruiar eran las correctas, este se hallaba en las cercanías de la gran ciudad. El vuelo de Alliance sonaba como una nave de alto poder. Descendió justo frente a la entrada principal y se sorprendió de no ver a ningún vigilante que cuidara el acceso. Corrió y apenas hubo dado unos pasos cuando en la cúpula la imagen de Ruiar apareció.

 

— ¡Bienvenido joven héroe!…o debo decir ¡Traidor! — Para sorpresa de Alliance, miles y miles de soldados aparecieron portando armas de guerra, todos lo miraban llenos de furia.

 

Alliance presenció el momento en que él iba saliendo de la nave blurniana. El sabia del castigo. No fue su culpa haber aparecido ahí, el había perdido el conocimiento y cuando lo recobró, se encontraba dentro de esa nave en una capsula de recuperación. Pero ellos no lo entenderían, la única persona que pudiera escucharle era el rey, pero ya era demasiado tarde, el también había visto todo. Alliance entendió que sería difícil convencer al rey de que el planeta iba a explotar y que era necesario salir de ahí. Por un momento pensó en entregarse a la justicia y de ese modo hablar directamente con el rey, pero Ruiar impediría eso. De modo que desechó esa idea.

Lleno de impotencia apretó fuertemente sus puños haciendo explotar su poderoso ki que provoco una pequeño temblor en la cuidad.

 

­— ¡Este planeta  va a explotar!-Gritaba Alliance con la esperanza de que a la fuerza los de su raza hicieran caso. Estos, se asombraron del poder de Alliance. Algunos temieron y soltaron sus armas. Pero, enseguida Ruiar dijo algo que no estaba fuera de la realidad:

 

—El es un experimento de los blurnianos, esa fuerza no es natural en nosotros. Si no lo detenemos ahora, ese mal nacido acabará con nosotros. Somos miles y no podrá él solo.

— ¿Experimento? — Preguntó Alliance. Ruiar esperaba quizás una escena agónica acerca de la verdadera identidad del saiyajin. Pero lo único que respondió Alliance fue esto:

—Soy Alliance, un saiyajin y no hay más o menos que esto, orgulloso estoy de mi raza.

En las palabras de Alliance había mucha confianza y seguridad, muchos de sus coterráneos lo notaron. Una tercera parte comenzó abogar a favor de Alliance.

 

— ¡Alguien que habla así, no puede ser un traidor! Dijo uno colocándose entre Alliance y las innumerables huestes militares. Miles más imitaron al primero.

 

—Señor Alliance, si usted dice que el planeta va a explotar, yo le creo.

—Pronto, reúnan a sus familias en un solo punto, yo iré con ustedes. En este sistema hay lugares en donde podemos comenzar de nuevo.

 

— ¡Pero qué es lo que están haciendo! — Grito enardecido Ruiar, quien veía a través de los sistemas de comunicación la agitación entre los saiyajines.

— ¡Ustedes deben lealtad la rey! ¡Ese maldito los engañará! —

 

Mientras tanto del otro lado de la cuidad, una pareja de saiyajines daban la impresión de ser ajenos a la convocatoria de Ruiar para unirse en armas en contra de Alliance.

Una de ellas es nuestra conocida Fronda, el otro, un hombre de cabello blanquecino caído en su totalidad; era raro ver a un saiyajin de esa característica, solo Alliance tenía ese aspecto a excepción de mechones oscuros.

 

—Han interrumpido nuestra reunión Fronda. Dijo el peculiar saiyajin quien responde al nombre de Raise mientras miraba por la ventana las escenas de la supuesta traición de Alliance.

— ¿Te unirás a la batalla en contra? — Preguntó Fronda con cierto atisbo de preocupación. Pero Raise no respondió absolutamente nada, estaba perdido en las imágenes de Alliance.

—Eres una persona muy extraña ¿Lo sabías? — Volvió a decir Fronda molesta porque Raise no le contesto.  El comentario hizo poca gracia en el que reacción al comentario de la bella saiyajin.

—Mejor dime que vas hacer tu— Pregunto Raise evadiendo la respuesta.

—Nunca he confiado mucho en Ruiar. Se dice que el rey dejo todo el poder militar en manos de ese hombre pero para mí que al final el terminara traicionando al rey.

—Claro…el poder…todo mundo quiere poder.

—Hablando de poder…persistirás en tu loca idea de ocultar tu fuerza ante los demás—

 Ella había visto el potencial de Raise, aunque para los demás solo era un simple y raro saiyajin debido al color de su cabello, pero Fronda sabía que había algo mas en el.

— ¿Mi fuerza? No solamente es mía—

 

De regreso con Alliance.

 

—¡Nadie está por encima de las órdenes del rey y si ustedes están del lado de Alliance, contra el rey están!—Dijo uno de los capitanes de Ruiar que para hacer reaccionar a los soldados, disparó una certera ráfaga de energía que perforó a dos soldados que estaban con Alliance.

 

Los que estaban con Alliance se enfurecieron de la acción cobarde y comenzaron a disparar quema ropa en contra de los que deseaban dar muerte Alliance. Una batalla civil había comenzado.

 

— ¡Váyanse de aquí, busquen a sus familias! — Gritó Alliance, pero los soldados estaban enfrascados en una sangrienta pelea, llenos de adrenalina, la matanza fue tal que en minutos los que estaban a favor de Alliance comenzaron a caer como moscas ante el poderío de sus verdugos.

 

Alliance estaba contrariado no quería que se derramara sangre inocente pero tampoco quería pelear en contra de sus coterráneos. Pero pronto se dio cuenta que no había más salida así salió disparado como una saeta sedienta de venganza y justicia. Pero eran muchísimos y la mayor parte de los saiyajines  rodearon rápidamente a Alliance mientras que otra parte sofocaban los demás saiyajines. Alliance estaba rodeado por ambos flancos, arriba y debajo de su humanidad inclusive. Eran cientos de miles, parecían enjambres. Todos comenzaron a dispararon al mismo tiempo. Así que Alliance una vez más hizo explotar su ki, pero los rayos eran demasiado poderosos. Las armas que portaban los soldados, eran tan poderosos que pidan atravesar los más duros metales. Alliance vio con tristeza que su gente en verdad quería matarlo.

 

Toda una lluvia de disparos cayó sobre Alliance pero para asombro de los saiyajines, vieron algo técnicamente imposible, los rayos se detuvieron frente a Alliance, cuyos ojos se habían puesto blancos en su totalidad. Sus dientes crujieron, su cuerpo comenzó a temblar mientras emitió ondas de choque que deshicieron los rayos. Alliance lanzo un grito que hizo eco en toda la cuidad. Todos los detectores de energía de los  saiyajines se rompieron al instante, así como también las estructuras débiles de las construcciones.

 

— ¡Que poder! Dijeron los saiyajines a quienes el temor había hecho preso.

 

Una esfera de energía blanquecina rodeo por completo a Alliance, cuya luz era en extremo cegadora. De súbito, se genero otra explosión de poder seguida de un viento inmenso.

 

Una vez más Alliance había alcanzado el nivel de súper saiyajin ante la mirada atónita de los soldados, su cabello era rubio por completo y su complexión había aumentando notablemente. El ki alrededor de el era sumamente abrumador. Había algo detrás de su transformación, había algo sobrenatural, no había forma de que un saiyajin tuviera esa transformación, si bien era cierto que podían convertirse en monos gigantes…¿en verdad era posible para un saiyajin convertirse en un súper saiyajin? ¿O los blurnianos tenían que ver en algo?

 

 

Una nave de mediano tamaño estaba descendiendo sobre la superficie de uno de los dos satélites  del planeta de los saiyajines. Era el lugar ideal para pasar desapercibidos, era allí el sitio donde se encontraban apostadas las instalaciones de los blurnianos. Era varias extensiones que estaban cubiertas por paneles que reflejaban la luz distorsionándola, haciéndola parecer invisible tanto para el ojo humano como para los radares. Esa base fue construida muchos años antes de que los blurnianos entraran en alianza con los saiyajines. De hecho, fue gracias a los blurnianos que los saiyajines comenzaron a civilizarse, paso casi un centenar de años  para que sucediera, primero comenzaron a educar a los más altos rangos y después a los que secundaban a estos. Porque antes de eso, eran un pueblo salvaje aunque no del todo, puesto que tenían un idioma definido, tanto hablado así como escrito. Fue una conquista táctica y tecnológica.

 

¿Dónde está Alliance?- Demandó el rey de los blurnianos. La mayoría de ellos tenían similitudes en sus facciones físicas, era difícil identificar uno de otro, a excepción de su tamaño, las variaciones en la pigmentación de la piel y el ropaje que llevaban puesto. El rey el más alto de todos ellos, su color de piel era amarillenta y llevaba puesto una túnica que cubría todo su cuerpo.

Lo hemos dejado en el planeta, tenemos información genética importante acerca de él y con eso nos basta— Respondió seguro el principal de los científicos que había estado en la base oculta del planeta saiyajin. Al escuchar esas palabras, el rey se encolerizó en extremo.

¿Nos basta? ¡Eres un imbécil! ¡Tardamos años en encontrar a alguien así! ¡Fue el único en soportar la alteración de su ADN, lo convertimos en un súper saiyajin, un guerrero supremo!  El rey tenía razón, ellos habían modificaron la información genética de Alliance, ellos no sabían a ciencia cierta cuál sería el resultado, al menos físicamente hablando, solo esperaban a un ser sumamente poderoso. Pero esa transformación solo pudo haberse gestado en Alliance, era por ello que lo hacía tan valioso para el rey.

 

¡Ninguno de su raza soporto tal poder, por ello  el es irremplazable! El rey estuvo a punto de ordenar que mataran al científico pero otro de sus colaboradores dijo a su favor:

 

¡Dejamos a Raise! el protegerá a Alliance.

¡El es un aborto, una abominación, ni siquiera ha hecho caso a nuestro llamado!…además de eso…El no posee la esfera… dijo el rey de los blurnianos caminando lentamente hacia el principal de los científicos. Extendió su mano y tomo la cara de este mirándolo con los ojos entrecerrados.

  ¡Deseo a Alliance y el poder de esa esfera! — El rey empujo al científico cayendo estrepitosamente al suelo.

¡Señor, Raise puede!

— ¡Calla! ¡Ustedes no son más que unos ineptos! — El rey se dio la media vuelta y ordeno a sus soldados:

— Mátenlos

¡Señor!   gritaban los científicos llenos de terror.

 

De regreso a la ciudad principal de los saiyajines

 

De la mano de Alliance salió una pequeña esfera de energía que en cuestión de segundos llego a ser tener tres metros de diámetro.

 

Cientos de saiyajines, al ver la acción ofensiva, dispararon sus poderosas armas pero todos disparos fueron absorbidos por la esfera cuya dimensión se intensifico aun más.

 

Alliance miró fijamente a sus agresores por breves segundos y entonces hizo lo impensable, empujó la gran masa de energía en contra de los saiyajines, estos comenzaron a disparar contra la esfera pero lo único que lograban era que esta se hiciera más grande con cada disparo. De un momento a otro la esfera se hizo más grande llegando a tener trescientos  metros de diámetro. Los saiyajines estaba en peligro.

 

— ¡Huyan! — Grito uno de ellos. Alliance al ver el pavor de sus coterráneos, aprovechó la confusión para tratar de escapar y llevar consigo a los pocos saiyajines que quedaban con vida.

 

— ¡Vayan a los hangares y programen la ruta hacía el planeta llamado Yukón! Grito Alliance a los saiyajines pero fueron interceptado por una lluvia de energía mortífera. Habían salido más soldados, su número se había multiplicado y de nueva a cuenta impidieron el paso a Alliance.

 

—Alliance, creo que esto es tuyo….

Alliance giro su cabeza y miró lo imposible, un saiyajin de cabello blanco tenía sosteniendo sobre un dedo la inmensa esfera que hacía unos segundos había lanzado.

 

 

 

— ¿Quién eres tú? —

 

Anuncios
comentarios
  1. Coyote Cojo dice:

    Bueno, aquí de vuelta dejando comentario.

    Me gustó como se quitó a los saiyajin de encima ¿usan armas? y bueno, espero los 5 minutos que dure el planeta en estallar no son como 15 capitulos.

    Así que lo del cabello blanco no eran canas, y los Blur son peores de los que pensé.

    ¿Será el rey Blur acaso el hermano de Cold? ¿se llamará Heat? ¿que no se supone que al planeta donde van los saiyajins es Plant, planeta de los Stufurujin?

  2. elhazardmx dice:

    jajaja, estuvo buena esa de los 15 capitulos en explotar…
    Fijate que no habia contemplado eso del planeta de los Plant. Como esta eso, explicame :S?

  3. Coyote Cojo dice:

    Lo que dije, el Planeta Plant es el planeta de los Tsufurujin, el mismo que después sería llamado Vejita cuando los Saiyajins liderados por el rey Vegeta acabaran los los Tsufurujin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s