Capitulo 25. “Movilización”

 

— ¡Imposible! — Chilló Nerianne, un escalofrío caló su cuerpo completamente. Fue tal el asombro, que soltó a un moribundo Sogetsu cuya humanidad había sido consumida casi en su totalidad, los huesos se marcaban espantosamente, las cuencas de los ojos se mostraban oscuras como un muerto. El beso de Nerianne no solo había absorbido el secreto detrás de las esferas de Caos,  si que también su vigor  y energía al punto de casi secarlo.

 

 —Sentí… ¡Sentí su mirada! — Dijo una vez mas Nerianne llevándose sus manos a la cara. Parecía imposible, era un evento pasado y sin embargo, ese ser se dio cuenta de la presencia astral de Nerianne. Aunque no era algo raro para un dios estar en tres planos del tiempo a la vez: pasado, presente y futuro.

 

Mientras tanto en un planetoide móvil, se encontraban los berserkers restantes. Estaban analizando lo sucedido con la información suministrada por Nerianne. Había una conexión entre las secuencias mentales generadas por su técnica y el río místico creado por Eveno, a través del cual miraban lo sucedido con sus compañeros en batalla.

 

—Es muy arriesgada la estrategia de Caos— Dijo Cinco, el gigante.

— ¿Por qué habría que dejar su destino en manos de “humanos”? — Continuó Eveno, el del Río Peligroso. Ambos berserkers miraron al principal de ellos: Alcipe, el de la armadura del Oprobio. Esperaban que expresara cual era su parecer. Alcipe era del líder nato de ellos, era de estatura mediana estatura, cabello negro con mechones blancos no pocos, nariz afilada y ojos penetrantes. La armadura que portaba era muy peculiar; era oscura casi en su totalidad con vivos plateados en el peto, coderas, rodilleras y manoplas. Miró fijamente y entre abriendo sus ojos,  las pupilas se dilataron; sus compañeros, al ver ese gesto, al instante bajaron su cabeza.

 

— Solo es necesario terminar con uno de ellos— Dijo haciendo una breve pausa.

—Al parecer, el rival de Nerianne está a punto de perecer, pero no debemos confiarnos— Continuó Alcipe mientras miraba las imágenes de la actividad de Nerianne.

—Deja que vaya  a rematar a ese sujeto— Pidió ansiosamente Eveno. Pero, se había olvidado de alguien que ya había partido a ese planeta siguiendo a Nerianne: Anteros.

 

—Anteros dijo que iba hacia allá— Aseveró Cinco. Al escuchar eso, Eveno se desanimó porque lo lógico era que él se hiciera cargo debido a su proximidad.

 

—Eveno, guíame hacia donde esta Nerianne— Ordenó Alcipe, que con su cosmo energía había sacado de su órbita al pequeño planeta y lo había estado moviendo según su voluntad.

 

—Nuestros enemigos no tardarán en aparecer para asistir a su compañero, si llegasen antes que nosotros, Nerianne y Anteros estarían en desventaja—Dijo Alcipe mientras se colocaba su casco.

 

— Cinco…hazte cargo del tal Alliance; pero no te confíes, recuerda que ya derrotó a uno de nosotros.

—Alcipe, no soy tan débil como mi compañero, mi fuerza es descomunal, solo se compara con la de Atlas—

—Eso espero Cinco, eso espero.

 

Y de ese manera los bersekers se organizaron para lo que sería una batalla campal. Estaban apostando el todo por el todo. Mientras tanto en el plano astral. Se encontraban dos viejos conocidos: Bijain, poseedor de la esfera de las siete estrellas  y Kasuki, poseedor de la esfera de cuatro estrellas, del espíritu del dragón Suh Shenron. Kasuki recientemente se había recuperado de su terrible batalla contra Meleagro y Majin boo. Ambos, iban caminando por agujeros de gusano creados por Bijain con el fin de poder de ir de un lugar a otro en un tiempo muchísimo más rápido que la luz. Previamente no había podido utilizarla porque debía esperar a que los elementos que conforman el fenómeno del agujero de gusano, estuviesen listos para obedecer y actuar.

 

Kasuki miraba con cautela en espacio a través del cual caminaban, desde que se convirtió en el portador de una de las esferas de Caos, ha sido testigo de cosas extraordinarias, primero, el haber despertado al espíritu del dragón, que era un poder más grande que el demonio que lleva sellado en su espada, el ser llamado Enya; tiempo después, junto con su hermano, contemplaron el poder de Caos, aunque solo fue una porción, fue suficiente para que ese acontecimiento quedara grabado en su alma. Ahora veía un camino a través del espacio, este se podía doblar, distorsionar y alterar según la voluntad de aquel que tiene el poder para lograr que toda partícula o átomo le obedezca.

 

— Ten cuidado por donde pisas Kasuki— Dijo Bijain —No quiero que se pierda la esfera que traes en tu pecho— continuó diciendo mientras miraba el planeta de los nameks, que era el lugar en donde se encontraba Sogetsu y Nerianne.

— ¿De verdad piensas que Sogetsu pueda perder? — Preguntó molesto Kasuki. El sabía que Sogetsu era un excelente guerrero, que aun sin liberar a Sujia, podía derrotar a cuanto enemigo quisiera. Sujia, era el demonio que llevaba sellado Sogetsu en su espada.

— Mira a tu izquierda.

— ¿Un cometa?

— No. Son los extranjeros, dos de ellos van en ese planetoide directo hacia donde esta Sogetsu.

— Pero tardarían días en llegar.

— No lo creo…

 

Ellos eran la espina clavada. Bijain había estado tratando de localizarlos pero hasta ahora le había sido imposible. El sabía que los berserkers que quedaban, eran más peligrosos que los dos anteriores. Uno de ellos tenía la habilidad de infiltrarse en la mente y extraer todo recuerdo, toda vivencia: Nerianne; el otro, al parecer, podría ver lo sucedido en el campo de batalla de sus compañeros y mantenerse al tanto de las acciones del enemigo, ese era Eveno. El otro ki que sentía y muy fuerte, era el de que a su juicio, era el líder y no estaba equivocado, era el responsable de esa velocidad lumínica. Otro más había salido disparado del planetoide a una velocidad altísima, podía sentir que poseía una fuerza bruta capaz de destrozar los planetas, ese ser iba directo a donde estaba Alliance. Pero había uno más, del que había sentido un ki apenas perceptible, por la intensidad pareciera que su poder pertenecería a un ser común y corriente. Eso era lo que le intrigaba, si ese ser era capaz de esconder su ki, podría ser capaz de muchas cosas.

 

Bijain… ¿No crees que Alliance es el que necesita más nuestra ayuda que Sogetsu? Preguntó Kasuki visiblemente preocupado.

—Alliance…El aún está a prueba, no ha logrado despertar al máximo al dragón Ryan Shinron, el caprichoso, no le bastó con solo con haber rozado su poder como lo hizo Alliance anteriormente, así que, mientras no lo haga en todo su esplendor, su muerte carecería de importancia para nuestra grey.

Pero Caos dijo…

Una cosa es el deseo de los dioses y otra diferente la voluntad del hombre— Y así finalizó de esa manera su conversación con Kasuki; en verdad era cierto lo que había dicho, era por eso que no se preocupaba mucho por el saiyajin.  Pese que anteriormente se sentía convencido de que Alliance lo había despertado, eso no garantizaba de que el dragón lo hubiera elegido definitivamente, ese dragón era diferente a los demás.

 

 

Planeta Saiyan

 

­— ¡Eres un traidor! ¡Tu nombre es símbolo de traición! — Vociferaron los guerreros que habían encontrado a Alliance saliendo de una base blurniana. Pero poco le importó ya que lo que más deseaba era alertar al rey de la inminente destrucción de su amado planeta. Los grandes motores de la nave blurniana se encendieron levantando una gran cortina de polvo. Uno de los soldados saiyajin quiso disparar una ráfaga de energía en contra de la nave pero su líder se lo impidió.

 

—Tranquilo, nuestro capitán Ruiar  tiene algo preparado para ellos a su debido tiempo. Habiendo escuchado eso, el saiyajin bajo su brazo apagando su ataque.

— ¿Captaste con tu visor el momento en que Alliance salía de la nave? — Preguntó al que tenía a su lado derecho.

—Sí señor, el capitán Ruiar ya lo vio todo— Era cierto, era la gota que derramó el vaso, anteriormente habían grabado cuando el falso Alliance estaba matando a los soldados de la élite del rey, por tal motivo, Alliance era buscado para comparecer a la justicia, aunque el monarca no deseaba castigarlo, había estado la manera de liberarlo de su crimen, pero al ver las imágenes de Alliance saliendo de una nave blurniana, todo se vino abajo.

 

Palacio del Rey

 

— ¿Lo ha visto gran rey? ¿Cabe duda ahora de que Alliance representa una amenaza, además de que es un traidor? — Preguntó incisivamente Ruiar. Lo tenía en sus manos, por fin había llegado el día, quería que el rey dijera las palabras que confirmaran su más grande deseo: la cabeza de Alliance.

 

El rey bajó su mirada, sabía que ya no había otra solución más que la muerte de Alliance. Si bien era cierto que había un alianza con los blurnianos, esta solo era una máscara, los saiyajins solo esperaban tener la fuerza tecnológica suficiente para liberarse de lo que para ellos representaba ya un yugo. Desde hacía un año se había ordenado que los que no fueran de la raza noble, no tenían porque tener trato con los blurnianos, si alguno era sorprendido se le acusaría de sedición y la pena era la muerte. La fuerza blurniana en cuanto a tecnología se refiere, era de las más avanzadas de todo el sector, los saiyajins la necesitaban para hacerse más fuertes ,sin embargo, gran parte de botín que obtenían de los planetas que conquistaban, iban a las arcas de los blurnianos. Se rumoraba que los blurnianos planeaban exterminar a los saiyajins una vez que hayan obtenido toda la riqueza de ese sistema planetario, otros más decían que ellos estaban haciendo experimentos genéticos con los saiyajines para conformar un gran ejército y después de ello deshacerse del planeta. Esto último era lo más sonado y lo más cercano a la verdad. Así que con suma precaución, Ruiar y el Rey estaban planeando una táctica para librarse de sus  “opresores”. Por tal motivo, lo que vio respecto a Alliance aunado a la manipulación de Ruiar, era razón suficiente para castigarlo con la muerte.

 

— Ruiar, la vida de Alliance queda en tus manos…— Dijo el rey entristecido. Esas  palabras del rey eran lo que más había deseado Ruiar, era su triunfo más grande que había tenido, quiso soltar una gran carcajada pero hizo un esfuerzo supremo por dominarse, no era apropiado hacerlo delante del monarca. Así que espero a que su majestad saliera del cuarto de comunicaciones, espero unos minutos más y se rió como nunca.

 

— ¡Por fin! ¡Por fin! — Gritaba Ruiar dando saltos. Era el día más feliz de su vida. Estaba ya a un solo paso de convertirse en el nuevo rey de los saiyajins, solo esperaría a que el rey le cediera el trono, pero eso ocurriría una vez que se halla desecho de los blurnianos, a menos que su ambición le gane de nuevo y decida planear la muerte anticipada del rey.

 

— ¡Quiero la cabeza de Alliance! — Ordenó Ruiar riéndose  a más no poder.

 

 

Los soldados que estaban frente a Alliance recibieron la resolución, eran un total de cinco saiyajins y eran de los mejores. Alliance reconoció a cada uno de ellos.

 

— El rey ha ordenado que llevemos tu cabeza ante Ruiar—Dijo el líder de aquellos saiyajins.

 

— ¿¡Que!? Son patrañas — Respondió Alliance quien no podría creer lo que estaba escuchando.

— ¡No importa que no nos creas, de todos modos morirás!—Dijo uno de los saiyajins lanzando una esfera letal contra Alliance. Este la golpeo desviándola hacia una pequeña elevación de tierra destruyéndola al instante.

 

— ¿Planean detenerme? Iré a ver al rey personalmente— La sonrisa dibujada en el rostro de Alliance, solo significa una cosa: esos saiyajins por más fuertes que fueran, no podrían derrotarlo, había adquirido más poder y experiencia después de su batalla contra Parrasio. Así que hizo explotar su energía de  una manera temible, la fuerza fue tal, que los aparatos de comunicación de los saiyajins se rompieron, pero antes de eso, uno de ellos alertó a Ruiar de que Alliance iría a ver al rey.

 

—Ustedes no son más que uno débiles soldados, así que no me interrumpan mas, si es que no desean salir lastimados— Habiendo dicho eso, Alliance salió disparado directo a la gran ciudad.

 

Cuidad principal

 

— ¿Así que el poderoso Alliance viene para acá? — Ruiar había recibido la última transmisión de sus soldados.

 

—Le daré la recepción que él se merece, me encargaré que todo este país lo odie.

 

Continuará

 

comentarios
  1. Coyote Cojo dice:

    Pinchi Ruiar culero.

    Y el fic sigue todo bien, quiero ver que le pasará al pobre Ruiar y además… ¿que no el dragón de 2 estrellas era el más débil?

  2. elhazardmx dice:

    Pues segun es el mas debil, pero quiero darle otra perspectiva. Por cierto, si todo sale bien, la proxima semana publico el siguiente cap.

    Saludos!!

  3. […] Disfrutenlo!! « Alliance el Saiyan Alliance » […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s