Capitulo 13. “Despertar y Muerte”

En los albores de los tiempos, en nuestro Universo gobernado por los dioses, se gestó en el Monte Olimpo una guerra terrible que finalizó con la derrota del Dios Caos quien fue encerrado por tiempo y eternidad. Se suponía que eso sería así, sin embargo alguien alteró el equilibrio del cosmos que tenía prisionero a Caos y este escapó. Una vez libre del sello, se aparto a un lugar lejano de la influencia de sus captores y desde ahí, abrió paso hacia un universo que muchísimos años atrás, había creado. Ahí se refugio para poder recuperarse y prepararse para su venganza, las cosas no se iba a quedar de esa manera, así que el juró en su ira que regresaría nuevamente al poder. En respuesta contra Caos, Atena, la diosa de la piel nívea (A quien Zeus había designada como Gobernante del Olimpo) dispuso de los Berserks de Ares para localizar el paradero de Caos. Los dioses finalmente lograron ubicar el cosmos de ese temible dios y cual fue su sorpresa al descubrir que se había refugiado en otro Universo. Los Berserks enviados por Atena son:

Parrasio, de la armadura de la Pintura Oscura,
Anteros, de la armadura de la Venganza del Corazón
Alcipe, de la armadura del Oprobio
Cinco, de la armadura del Gigante
Eveno, de la armadura del Río Peligroso
Hipólita, de la armadura del Cinturón Mágico
Meleagro de la armadura de la Caza

Guerreros sumamente poderosos, hay quienes comparan su fuerza con la de los Titanes de Cronos, no se sabe aun con exactitud si esa aseveración sea cierta pero lo que si se sabe es que ellos son amantes de la Guerra y no se detendrán hasta haber encontrado a Caos.

Por otro lado, Caos dispuso de guardianes que cuidaran su descanso, guerreros favorecidos por su gracia: Las Siete Esferas del Dragón. Estas encierran dentro de si la semilla de Caos en forma de espíritus de dragones. Actualmente solo hay tres guerreros que han logrado despertar a dichos espíritus y ellos son:

Bijain cuyo espíritu es el dragón Chih Shinron de la esfera de las siete estrellas.

Kasuki del espíritu del dragón Suu-Shinlon de la esfera de las cuatro estrellas.

Sogetsu del espíritu de Ryu Shinron, el dragón de la esfera de las seis estrellas.

El escenario de la guerra es el Universo de Caos, llamado el Universo de los Dragones, en donde los Kaio Shin, son los gobernantes de las galaxias, son ellos que también velan el descanso de Caos. Son los encargados de vedar el conocimiento del creador, solo pocas razas poseen el conocimiento de quien es el padre del Universo de los Dragones porque Caos no desea que todo su universo le adoren, solo desea que sus semillas se transformen en seres poderosos que rivalicen con los guerreros del Olimpo, los demás habitantes, realmente no le interesan del todo, solo estará de paso en ese lugar. Otro escenario en ese Universo de los Dragones que hace excitar de emoción a todos los guerreros del Olimpo: El poder destructivo de sus cosmos…no esta limitado de ninguna forma y en ese aspecto, ellos pueden destruir cuerpos celestes, sin que nadie les suprima su poder…

La batalla entre Parrasio, aquel guerrero de la armadura de la Pintura Oscura y los Saiyajins convertidos en Ozarus (simios gigantes) estaba a punto de llegar al clímax.

— Han resultado ser unos monos gigantes — dijo Parrasio, cuya habilidad se basa en la maestría de la pintura mortal invocando los espíritus de los santos dorados que murieron a manos de el. Ahora ellos están a su servicio y están preparando su atormentado cosmos para darle fin a los Ozarus. El hombre bajo la constelación guardiana se Tauro, es un hombre fornido, le hace honor a su signo zodiacal, es el primero en atacar con su “Gran Embestida” consiguiendo derribar a dos ozarus sin mas problemas.

— ¡Qué hermoso cuadro! El cosmos es más hermoso en este Universo, la destrucción es el denominado de este lugar. Cualquiera de esos, mis santos dorados, puede destruir este planeta en un santiamén — Dijo Parrasio que observaba atentamente el desarrollo de la pelea, vio como Pleione de Tauro tiró con su sola fuerza a dos Ozarus. Este en seguida se sentó nuevamente y comenzó a pintar en un lienzo todo lo que veía.

— Es tu turno Vyie (1) — Musito Parrasio

Vyie es un hombre que a diferencia de Tauro, es uno de complexión atlética no muy grande de estatura de cabello violeta y tan largo que le llega a la cintura, de ojos mirada penetrante y fría, es el santo dorado de Acuario, maestro de hielo y de la nieve. Este hace congelar rápidamente el suelo en donde estaban parados los ozarus restantes, provocando su estrepitosa caída. Sin embargo uno de ellos alcanzó a saltar por los aires dispuesto a aplastar a Vyie de Acuario pero este lo esquivó con una velocidad increíble. La dura caída del Ozaru provoco la ruptura de la capa de hielo que había creado el santo de acuario.

Pleione, quiero ver el dolor reflejado en la cara de esos simios, rápido, corta el brazo que aquel que esta de frente a tu amigo — Ordenó maquiavélicamente Parrasio al Santo de Tauro, quien en tan solo un pestañeo, desprendió el enorme brazo del torso del Ozaru, este emitió un desgarrador alarido. La sangre salió disparada a presión tiñendo de rojo el lugar. El rostro del simio se desfiguró a causa del inmenso dolor que sufría, pero esto no saciaba a Parrasio quien enojado disparó de su mano una ráfaga de energía que al instante fulminó a desafortunado Ozaru. Ya solo quedaban seis…Sin embargo, las bestias restantes ni se inmutaron, en su estado salvaje lo único que querían era destruir todo lo que se encontraba a sus alrededores.

Dos de ellos dispararon al unísono enormes rayos de sus bocazas en dirección del santo de acuario, pero para este no fue problema esquivarlos y escalar rápidamente sobre uno de ellos. El Ozaru intento quitárselo de encima pero ya era tarde, en cuestión de segundos, el desquiciado Vyie ya había congelado por completo la cabeza del Ozaru. Los movimientos a la velocidad de la luz no fueron percibidos por la otra bestia, el golpe que iba dirigido para el pequeño hombre dorado, llego tarde y terminó impactando la cabeza congelada del pobre Ozaru partiéndose al instante. La escena era terrible y sanguinaria, la muerte congelante se estaba haciendo presente.

El simio desconcertado giro su cabeza a todas partes en busca del asesino del hielo, el sentido de la vista no le indicaba nada pero si el del tacto, sintió un entumecimiento en las partes inferiores, sus piernas estaban totalmente congeladas. En instantes perdió el equilibrio cayendo aparatosamente. Lo ultimo que vieron sus ojos fue la figura de un resplandor dorado eso fue todo lo que vio antes de morir. Parrasio disfrutaba de lo que miraba, no paraba de pintar en sus lienzos, pero aun no había llegado a su obra cumbre, quería más dolor, así que ordeno a Pleione que continuara con la masacre, pero le dijo que no los matara si no que los hiciera sufrir. El santo de oro energizó su cosmo energía, que más que una fluyente aurora de calma, era más bien una tremenda explosión dorada. Eso era producto de que en el Universo de Caos, el cosmos no estaba limitado.

Gran Cuerno

Un sonido tumultuoso lleno todo el lugar, como si fuera una estampida de animales bramantes, ese era el poder del Gran Cuerno.

— Espectacular Pleione, son dos figuras de grandes Toros Dorados, excelente, sigue así — La sonrisa de Parrasio comenzaba a demostrar que le estaba gustando lo que estaba viendo.

—Ahora son solo restan dos… pero para que esto se torne mas emocionante, dejare con vida a un solo simio — Nuevamente Parrasio intervino eliminando a otro Ozaru, ya solo quedaba uno.

Dos santos de oro… ¿Quién quiere ser el personaje principal de mi obra? Ya casi lo termino, solo falta el ultimo toque de dolo y que mejor que sea con uno de los poderosos santos de oro — Parrasio comenzó a reírse mientras les mostraba un enorme lienzo en donde cada cuadro de violencia de la pelea entre los Ozarus y los dorados se hallaba plasmado de manera magistral.

— Tu Pleione, su serás la corona del dolor…­­— Las piernas del santo de oro de Tauro de doblaron violentamente. Viendo esto, el Ozaru estampo su enorme mano sobre la humanidad de Pleione sin que este pudiera hacer algo ya que Parrasio controlaba sus movimientos. Solo el dolor estaba intacto, se producía naturalmente, si, el santo de Tauro gritaba del dolor infringido por el castigo del Ozaru. Este lo tomo con sus dos manos y lo levanto en todo lo alto, apretujándolo con todas sus fuerzas, el terrible dolor desfiguraba el rostro de Pleione. Apenas alcanzaba a decir

— Parrasio…me muero….

—Quédate así. Toda Pintura es un instante. (2)

Era el cuadro de la crueldad y de la mezquindad, un abuso de parte de Parrasio quien para crear su lienzo de la muerte, permitía que el dolor se apoderara de sus victimas. Sin embargo, toda maldad tiene su precio.

— Pleione…— Alcanzó a articular Vyie, quien era testigo tácito de la tortura de su amigo dorado.

­

No muy lejos de ahí, se encontraba encerrado aun Alliance, quien se comenzaba a recuperar, aun encerrado en el cubo de energía que Parrasio había creado, podía escuchar los gritos de dolor de Pleione

— Parrasio, libérame — gritaba una y otra vez Pleione.

—Solo espera un poco mas — Sonrió Parrasio quien no se había percatado del despertar de Alliance. Este alcanzo a mirar los restos de la masacre: Miembros destrozados de los Ozarus, algunos estaban quemado debido al congelamiento, pero lo que mas le llamo la atención fue el rostro de Pleione quien le recordó a su amigo muerto Sois (ver capitulo uno).

— Kois — Dijo débilmente Alliance

— Kois esta muerto y tu pronto lo estarás, ¿que acaso no tienes orgullo para levantarte y pelear? ¿Cuanto tiempo dejaras pasar? ¿Te quedaras sumido en la mediocridad? Porque si es así, yo mismo te daré muerte y me olvidare que tu pudiste haber sido un Guerrero escogido de Caos ­— Esa voz, Alliance la pudo reconocer, era la voz de aquel a quien no podía olvidar, aquel que lo derroto humillantemente: ¡Bijain!

Parrasio estaba tan entretenido que ni siquiera se había percatado de la presencia de Bijain, aunque en realidad este había reducido su ki para no alertar al enemigo.

— ¡Tu! ­— Grito Alliance al ver la cara de Bijain, esa cara de altanería. El cuerpo de Alliance se hallaba parcialmente cubierto de pelo animal, era evidente que estaba próximo a convertirse en un Ozaru pero este tenia algo diferente a los demás. La furia de ver a Bijain fue la chispa que lo hizo liberarse de un debilitado cubo de energía.

— ¿Eh? ­­— Parrasio giro su cabeza en dirección de la gran explosión.

— ¿Un simio dorado?

En efecto, era un Ozaru dorado, porque cuando Parrasio encerró a Alliance, este estaba convertido en un SuperSaiyan y pese a que estuvo inconciente su estado elevado no menguo. A eso se le suma la luna que aun brillaba entre las nubes oscuras esto dio como resultado al primer Ozaru Dorado. Era una bestia enloquecida totalmente. Su poder era tal que el mismo Parrasio lo reconoció.

— Este imbecil tiene un poder muy grande — Por primera vez, el rostro de Parrasio proyectaba una seriedad como antes no había mostrado.

— Mediré que tanto es su fuerza — Parrasio ordenó a Vyie que energizara su cosmos y atacara al Ozaru Dorado, pero paso algo increíble: El santo dorado de Acuario no le obedeció.

Permanecía en completo silencio — ¿¡Qué es lo que te sucede!? ¡Tú eres mi maldito esclavo! ¡Una vez que los derrote a ti y al estupido de Pleione, me apoderé de sus almas y el mismo Ares me dio la potestad de crear las armaduras doradas que portan en este instante! — Grito desesperadamente Parrasio mientras apenas y alcanzaba a esquivar los poderosos rayos destructivos de Alliance.

— Si no quieren obedecerme, no me obedezcan…detrás de mi, tengo un juguete que al parecer es mucho mas fuerte que ustedes — Dijo Parrasio refiriéndose a Alliance, ya que planeaba derrotarlo y apoderarse de su alma para usarlo en sus peleas. Dándole la espalda a Vyie continuo diciendo: — De verdad que me dan lastima, se hacen llamar santos de Atena y no saben que su amada diosa nos dio la vida a nosotros los Berserks de Ares, nosotros quienes les dimos muerte a todos los santos dorados — Parrasio tomo su enorme pincel para preparar su lucha contra el Ozaru dorado no sin antes decir sus ultimas palabras a Vyie:

— Podré ser todo, excepto mentiroso, si Atena o Ares o Hades me dan la vida, no me interesa, si ella, la diosa de la “sabiduría” ordenó a Hades darme la vida, no quiere decir que le vaya a ser fiel a ella. Yo solo soy fiel a mi mismo y a la crueldad…­de verdad que me dan lástima —

Esas palabras resultaron se mas lastimosas que cualquier tormento físico que le pudiera infringir al santo de acuario, su diosa, Atena, los entrego al diablo….una lagrima de decepción escapo de los ojos de Vyie, quien se apresuro para rescatar a su amigo de las garras de la muerte. Lo tomo en sus brazos y empezó a caminar sin rumbo fijo…desde aquel entonces no se ha vuelto a saber de aquellos dos santos dorados: Pleione de Tauro y de Vyie de Acuario.

Nota del autor:

(1) (Valentina Wye)Es el nombre de la ultima nativa que vivía en la península de Chukotka Rusia, ella era la ultima mujer hablaba el dialecto Sireniki (hoy extinto). Ella muriò en 1997.

(2) Relato de la vida de Parrasio de Efeso quien compro un esclavo solo para torturarlo y verlo morir, mientras el pintaba el cuadro de la crueldad.

Anuncios
comentarios
  1. A no te pasaste amigo mis felicitaciones eso te hiba a comentar que que lastima que termianran como simples exclavos acuario y tauro,pense por un momento que les daria un final mas placenteros cuando Acuario no quizo hacer lo que decia Parraiso pero su final tragico me a dejado igual de complacido… lastima asi es la guerra no todo es negro o blanco tambien hay un lado gris y tragico sin sabor

    exelente amigo exelente plasmado

    ojala por que no que en un futro aparescan al menos en espiritu estos dos, o que al menos atena les aya dado alguna recompensa

  2. elhazardmx dice:

    Pues para ellos tewngo planeado algo especial. Este es uno de los capitulos que mas me ha gustado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s